Estrategia Tratamiento Temprano

1. Introducción

La Estrategia de Tratamiento Temprano para Covid-19 tiene como principal objetivo evitar que pacientes infectados Covid-19 se agraven y requieran hospitalización, tratándolos su etapa temprana con medicamentos SEGUROS. NO promovemos la automedicación.

A continuación presentaremos los antecedentes que justifican esta estrategia.

1.1 Estrategias para evitar hospitalizaciones.

Gracias al avance científico, ya contamos con diferentes estrategias terapéuticas y preventivas para atacar el SARS-CoV-2 en las diferentes etapas de la enfermedad, siendo la vacunación una de las más importantes.

A continuación un comparativo de los pro y contra de cada estrategia, enfocadas en evitar que los pacientes agraven y lleguen al hospital:

EstrategiaProContra
Vacunas– Previene la infección y reduce la mortalidad.
– Es la principal estrategia para frenar la pandemia.
– No es útil en personas YA infectadas.
– Logística: dificultades para su aplicación global al corto plazo.
– Son experimentales: efectos adversos poco probables, pero desconocidos al largo plazo.
Tratamientos ambulatorios NUEVOS – Detienen o ralentizan la replicación viral y/o aumentan la sobrevida de los infectados.
– Creados específicamente para el SARS-CoV-2.
– Apoyados por la industria farmacéutica y los medios de comunicación.
– Patentados
– Alto costo
– Son experimentales: efectos secundarios desconocidos al mediano y largo plazo.
– Capacidad de producción desconocida.
Tratamientos ambulatorios REPOSICIONADOS– Detienen o ralentizan la replicación viral y/o aumentan la sobrevida de los infectados.
– Ya aprobados por la FDA para otras indicaciones y disponibles en farmacias.
– Rango de seguridad, interacciones y efectos adversos CONOCIDOS.
– Generalmente de bajo costo.
– Carecen de respaldo de la industria farmacéutica.
– Dificultar para realizar ensayos clínicos ECA de calidad, dado el bajo o nulo financiamiento.
– Falta de patrocinio para tramitar su aprobación de uso contra el Covid-19 en cada país.
Tabla 1: Comparación estrategias de tratamiento para evitar deterioro y/o hospitalización de pacientes Covid-19

Los Tratamientos Ambulatorios son aquellos que se pueden dar a los pacientes fuera del ambiente hospitalario y que usualmente se da en etapas tempranas de la enfermedad, para así evitar el deterioro.

1.2 Tratamientos ambulatorios SARS-CoV-2

Como se puede ver, si bien la vacunación es la principal estrategia para evitar hospitalizaciones, los tratamientos ambulatorios efectivos son una estrategia necesaria y complementaria en este mismo objetivo, en especial cuando los pacientes ya fueron infectados.

Durante el inicio de la pandemia y todo el 2020, el mundo científico y la industria farmacéutica se enfocó casi exclusivamente en el desarrollo de vacunas y de tratamientos experimentales, donde se incluyen los anticuerpos monoclonales y otras drogas que combaten la replicación viral y/o el deterioro de los pacientes Covid-19. Y si bien el mundo necesita tratamientos efectivos, el que sean experimentales (nuevos) involucra primero que todo demostrar SEGURIDAD. Y es aquí donde los tratamientos REPOSICIONADOS, es decir, medicamentos que ya están aprobados para su uso en humanos para OTRAS enfermedades, cuentan con la gran ventaja de que, gracias a su historial de uso clínico, se conocen sus interacciones y efectos secundarios muy bien, lo que permitiría una adopción mucho más rápida. También la ausencia de patente permite que cualquier farmacéutica la produzca a gran escala, permitiendo su uso masivo en corto/mediano plazo, incluyendo con esto una tendencia a la reducción de costos por equilibrios de mercado (oferta/demanda).

2. Importancia del tratamiento temprano

No todos los tratamientos en régimen ambulatorios (pacientes no hospitalizados) atacan a la enfermedad de la misma forma. Estos se pueden clasificar en dos grupos según su mecanismo de acción:

  1. Los que evitan la replicación viral: antivirales, anticuerpos monoclonales.
  2. Los que evitan el daño o secuelas: antiinflamatorios, anticoagulantes, otros.

Estudios científicos han confirmado que el peak de la carga viral en pacientes infectados es muy cercana al inicio de los síntomas, es decir, en etapas muy tempranas de la enfermedad. Por lo tanto, cualquier agente que pretenda reducir la carga viral tendrá poco efecto cuando el cuerpo ya haya generado las defensas y el virus comience su retirada.

Esta premisa también aplica en algunos de los tratamientos que busquen evitar daño y secuelas. Mientras más tiempo esta el virus en el cuerpo, más daño hace. Sin embargo, ciertos tratamientos ambulatorios son recomendados para etapas avanzadas, por lo cual esta premisa no se cumple en todos los casos.

3. ¿Por qué reposicionados y sin patente?

Ya hace décadas que la innovación en tratamientos ha estado en manos de la gran industria farmacéutica, la cual cuenta con los mejores científicos e investigadores y conoce muy bien el procedimiento para lograr la aprobación de nuevas drogas por parte de las entidades reguladoras, como la FDA (EEUU), EMA (Europa) o ISP (Chile), entre otros.

Sin embargo, existen literalmente MILES de medicamentos con seguridad probada por años de uso en humanos, muchos de ellos financiados inicialmente por las farmacéuticas, pero con su patente ya caducada. Estos medicamentos están usualmente “huérfanos” y son estudiados por centros de investigación, universidades y organizaciones que buscan nuevos usos.

En el caso del Covid-19, pocos estudios grandes y bien diseñados han buscado “reposicionar” medicamentos. La razón principal es la falta de financiamiento, dado el alto costo de este tipo de ensayos clínicos controlados. La principal evidencia emergente, en su gran mayoría, han sido ensayos ECA pequeños y/o observacionales, lo que impide un consenso científico y su aprobación específica para Covid-19.

La falta de visión en la búsqueda del reposicionamiento de drogas para el Covid-19 tendrá una serie de consecuencias:

  1. Obligará a los gobiernos (contribuyentes) y/o a los pacientes Covid-19 a pagar altos costos por tratamientos experimentales.
  2. El stock de estos tratamientos siempre será limitado por la capacidad de producción de la farmacéutica propietaria de la licencia.
  3. Riesgos desconocidos a mediano/largo plazo debido a la calidad “experimental” de estos tratamientos.

Uno de los principales objetivos de esta iniciativa es darle visibilidad al esfuerzo de miles de investigadores en todo el mundo que están investigando reposicionar tratamientos para el Covid-19.